Menu
Tendencias Nupciales

Bodas de inspiración de Halloween

Si te casas cerca de Halloween y además te gusta la estética gótica, una boda con esta estética, además de hacerte sentir muy a gusto, puede hacer disfrutar a tus invitados y será seguro original e inolvidable.

Escoge un lugar próximo a unas ruinas o un castillo, además de precioso, ayudará a crear una atmósfera diferente. Y adórnalo con muchas velas, musgo e hiedra para recrear una entorno un tanto decadente. No solo crearás un ambiente acogedor y romántico, también sugerente. En otoño los días ya son más cortos y anochece antes, así que si quieres aprovechar el ambiente más tenue, cásate por la tarde y celebra el banquete al anochecer.

Decora con elementos como telarañas, humo, en un ambiente muy misterioso. Lo mismo con detalles como ataúdes, pergaminos, calaveras que puedes utilizar tanto para decorar como en carteles o invitaciones. Una opción es servir un ponche con hielo seco del que saldrá humo, un efecto mágico que no pasará desapercibido. Los candelabros, los tejidos como el terciopelo en tonos oscuros o vino harán que los invitados vayan entrando en la celebración. 

Y en una boda de Halloween no pueden faltar las calabazas, ya sea como faroles o bien como recipientes para flores, cerca de los bancos o en el lugar de los novios.

Y, claro, los protagonistas también deben vestir según la ocasión. Detalles en negro o burdeos, arañas que incluso pueden ser en forma de joya, bouquets con flores secas o en tonos apagados como los malvas, amarillos verdosos, azules, liláceos.

Y en el vestido podéis elegir ir conjuntados los dos de color negro, con un velo del mismo color del que destacará el ramo. En el maquillaje, ojos ahumados y labios rojos burdeos. Para el esmalte de uñas puedes recurrir al nail art para una manicura creativa con motivos góticos, telarañas, murciélagos o bien decantarte por el negro o el granate.

¿Y qué tal aparecer los novios juntos para la ceremonia envueltos en humo blanco, negro o rojo? Seguro que nadie lo habrá visto y sin duda que es una buena forma de sumergir a los invitados en la temática de la boda.

El pastel nupcial debe ir acorde con el tipo de fiesta, que tienda a tonos como el blanco y el negro o rojo de los frutos secos combinado con el negro.

Y para el final, solo nos queda haceros la gran pregunta…¿truco o trato? 😉